Vida Saludable en Alegría y Armonía
  • 0
    • Tu carrito esta vacío.
Piña1

Jugo de Piña para Bajar de Peso.

Dentro de las frutas más apetecidas cuando se quiere bajar de peso está la piña y todas sus combinaciones, que con pepino, o con sábila, o con perejil, o con lo que sea. Pero ¿qué hay de cierto en esto?. 

Sin duda alguna, todas las frutas están revestidas de grandes propiedades y beneficios para la salud.

La cuestión sería, ¿cuántos kilos necesitas bajar? 5, 10, 15 tal vez 20 kilos de sobrepeso. No sé cuál sea tu necesidad, lo que sí me gustaría saber porque un jugo de piña, o de lulo, o cualquier bebida, te hará perder 10 kilos de sobrepeso.

¿Realmente crees esto?

Ok, tiene bromelina que ayuda a quemar grasa. Ahora sabes cuántas dosis de bromelina necesitas para quemar una kilocaloría en tu cuerpo.

No será mejor revisar completamente tus hábitos alimenticios, tus pensamientos, reestructurarlos, organizarlos y tomar manos a la obra para realmente lograr resultados significativos.

La próxima vez que te muestren el último batido para bajar de peso, piensa por un momento que, sólo realmente hará la diferencia en tu vida  revisando lo que ingresas a tu cuerpo y a tu mente.

Nadie se engorda con lo que no se come, es así de sencillo.

Claudia Galindo
ansiedad1

Ansiedad por Comer

Esta se puede presentar por varios factores, uno de ellos sucede cuando ha comenzado una régimen alimenticio de choque, restringiendo al máximo la cantidad de alimentos ingeridos llevando el cuerpo a una hambruna voluntaria.

También puede suceder cuando hay una situación que conlleva a un estado emocional que desequilibra, estas situaciones puede llevar a la persona a buscar refugio en la comida y tiene sentido porque desde los primeros años hemos sido calmados o aliviados a través del alimento.

Cuando un recién nacido llora, una de las verificaciones que hace la madre es que no tenga hambre, ofreciéndole el pecho materno, y cuando va creciendo por su buen comportamiento o buenas notas, la recompensa también trae consigo una pizza o un helado, son anclajes que se van formando en nuestro subconsciente y cuando somos adultos queremos volver a obtener nuestra recompensa a través de un estímulo, en este caso la comida.

Una dieta cualquiera que sea nunca va a solucionar el estado emocional que lleva detrás la ansiedad por comer.

Cuando sientas esa necesidad obsesiva por comer, antes de echarle mano a la galleta o golosina más cercana, observa que situaciones disparan tu ansiedad por comer, a qué horas, qué personas, en qué momento del día o del mes o de la vida.

Está muy atento para que puedas corregirlo conscientemente o busca ayuda de un profesional para que identifiques el origen y lo puedas reconocer y resolver así podrás avanzar con seguridad y confianza.

Claudia Galindo
tristeza

Sensación de Soledad y de Abandono...

Y si ese es tu caso quiero decirte que no eres el único.

Esta es la conversación de dos hombres en una reunión de grupo.

“En los negocios todo me va bien, vivo con muchas comodidades, tengo un matrimonio estable desde hace 20 años, sin embargo no se que me pasa, siento un vacío y un desazón que no lo llena nadie, estaba terminando la frase cuando se escuchó del otro lado del salón. Y tu de que te quejas, a mi me despidieron del trabajo, no tengo novia hace 4 años y veo cómo mis ahorros se evaporan día tras día. Yo si tengo porque sentirme abandonado, yo si tengo motivos para sentirme inseguro, vacío mi vida es un caos.

Dos personas con vidas distintas y con las mismas vivencias internas, la sensación que se lleva, es de una soledad existencial que pareciese que nada, ningún ser o cosa material lo puediese llenar... Sólo el infinito.

Lo tengo todo y me falta todo.

Hemos perdido el referente celeste y vamos tras las quimeras que nos ofrece el mundo moderno, nos hemos volcado hacia lo terreno, lo limitado, lo concreto, lo material, lo finito.

En la antigüedad, los navegantes se regían por el cielo para encontrar la ruta, los reyes magos siguieron una estrella y los guió hasta Jesús, las pirámides coinciden con la ubicación de las estrellas.

Es hora de retomar el rumbo, alza la mirada al cielo, te propongo este ejercicio; por lo menos 30 segundos durante el día mira hacia el cielo (y no para ver como esta el clima, si llevas sombrilla o no), mira hacia arriba para recordar de dónde vienes, recordar que eres soplo divino, o como lo dice Alberto Plaza polvo de estrellas.

Claudia Galindo